¿Son necesariamente más peligrosas las borrascas con nombre en Europa? El caso de Emma en Canarias