LA RIADA DE LA GOMERA DE 1941

30 DE 0CTUBRE-02 NOVIEMBRE DE1941

0 459

 

 

En las inundaciones que el gran temporal de lluvias provocó en la isla de Gomera, las aguas alcanzaron dos metros de altura en algunos pueblos arrastrando la corriente, que por los barrancos, cultivos, plataneras, muebles y enseres. La inundación asoló por completo las poblaciones de Hermigua y San Sebastián, capital de la isla, donde el torrente de agua, que llegó a la altura de los primeros pisos de las casas, derribó centenares de edificios que se desplomaron a consecuencia de la impetuosidad de la corriente. El número de víctimas mortales se acerca a la decena. En Rajita, por ejemplo, más de veinticinco casas fueron destruidas, no quedando en muchas de ellas ni la menor señal de su antigua existencia. En Hermigua, San Sebastián o Vallehermoso grandes extensiones de terreno de cultivo quedaron arrasados, ocasionándose una pérdida de varios millones de pesetas.

 

 

En Playa de Santiago, las aguas inundaron la factoría de pescado establecida en dicha localidad, inutilizándola momentáneamente y destruyendo una casa. La corriente destrozó las fincas, causando grandes daños en las cosechas, que se consideran perdidas.

Una niña fue arrastrada por las aguas, pereciendo. También en Valle Gran Rey el temporal arrasó totalmente las cosechas, destruyendo una casa.

La causa de las inundaciones ha sido la multitud de barrancos de la isla, por donde bajaba el agua que cayó torrencialmente durante dos horas, de dos a cuatro de la madrugada.

la capital de San Sebastián, donde el 90 por ciento de las viviendas quedaron destruidas, dejando sin albergue a innumerables personas.

La primera noticia que tuvo la población de la isla de Gomera del peligro de las aguas desbordadas fueron los disparos de fusil de los soldados que hacían guardia en puestos altos y los silbidos típicos de otros vecinos gomeros, que, advertidos de lo que ocurría, comunicaban el riesgo de inundación a largas distancias.

Han sufrido considerables daños, además de Hermigua y San Sebastián, los pueblos de Rajita, Vallehermoso y otros. En todos ellos la rapidez de la corriente de agua obligó a los habitantes a abandonar sus domicilios a medio vestir. Grandes zonas de terreno aparecen desoladas y en ruinas

El de noviembre de 1941 se reproduce, aunque menos intenso, el temporal

Ya en 1909 otra riada en Hermigua el día de nochebuena acabó con la vida de decenas de gomeros que se refugiaban en la parroquia del pueblo.

(Fuente Eltambor.es)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.