¿Qué es la magnetosfera?

0 397

 

Los distintos fenómenos atmosféricos que se desarrollan en la troposfera, configuran la realidad perceptible que vemos, pero mucho más arriba, por encima de la ionosfera, se extiende una capa de la que conocemos muy poco y que lleva por nombre “magnetosfera”.

Como ya comentamos en un artículo anterior, el conocimiento científico es la herramienta más útil para evitar el catastrofismo y la proliferación de ideas vagas cercanas al esoterismo. La magnetosfera es una gran desconocida y en el presente artículo, de naturaleza necesariamente divulgativa, intentaremos definirla de forma clara y concisa.

En una colaboración para esta web, hace unos meses, fijamos la atención en un fenómeno por lo común fuera del dominio público. Hablábamos en aquella ocasión de las tormentas geomagnéticas o “tormentas solares”. El sistema solar es un lugar hostil, con un astro rey que eyecta masa coronal en forma de radiación y viento solar en periodos de Actividad Máxima Solar. La existencia de la magnetosfera hace posible la vida sobre la Tierra, evitando la llegada de esas partículas cargadas electromagnéticamente y, por consiguiente, protegiendo a nuestro planeta.

Entendiendo que la magnetosfera se forma por la interacción entre el viento solar y el magnetismo terrestre, cabría señalar que a unos 3000 kilómetros bajo nuestros pies está situado el núcleo terrestre, constituido por un núcleo interno sólido y un núcleo externo líquido, en el que están presentes metales líquidos como el hierro o el níquel.

 

Precisamente, en este núcleo externo, se crea el campo magnético terrestre. El magnetismo terrestre controla la magnetosfera, que es una región alrededor de nuestro planeta que desvía la mayor parte del viento solar. Esta capa protectora de la Tierra no es redonda o circular, por consiguiente, no protege por igual de manera uniforme, es decir, hay partes mucho más gruesas o en las que la protección se concentra en menor espacio. Por ejemplo, por el Polo Norte y el Polo Sur se cuelan partículas solares que interaccionan con elementos que hay en la atmósfera terrestre como pueden ser el nitrógeno o el oxígeno, derivando en la formación de Auroras Boreales en el hemisferio norte y Auroras Australes en el hemisferio sur. La magnetosfera está definida por el viento solar que la comprime y posee una estructura en la que, la zona de la misma en la que interacciona con el viento solar, se denomina magnetopausa, comprendida como la frontera entre la corriente de partículas procedentes del sol y el campo magnético de la Tierra.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce + 7 =