Mítico temporal de Enero de 1979

0 3.874

Fue en realidad, un carrusel de frentes del oeste y suroeste que nos ofreció las borrascas del frente polar, manteniéndose en latitudes bajas durante todo el mes de enero y soportadas por una enorme vaguada polar a partir del día 16.

Después de los temporales de febrero de 1956, donde se recogieron 1.200 mm en las cumbres de Gran Canaria, podemos considerar que el episodio aquí descrito, en el que se alcanzaron los 1.860 mm en la Hoya del Gamonal (también en la cumbre Gran Canaria), representa un récord que aún, hasta el día de hoy, no ha vuelto a repetirse. 700l/m² en medianías de Tenerife y alrededor de 1600 l/m² en la Caldera de Taburiente. En Izaña, se acumulan 957 l/m², casi todos en forma de nieve, registrándose hasta 15 días de nevadas. Innumerable cantidad de pueblos del interior incomunicados. La descripción de vías dañadas es enorme.

La mayor nevada conocida, se produjo el 20 de enero de 1979 en las cumbres de Tenerife y de Gran Canaria, por encima de los 1.700 metros de altitud, y en La Palma, en el Pico del Birigoyo por encima de los 1.000 metros, alcanzando en algunos puntos hasta 2,5 metros de espesor.

Aunque ya enero estaba siendo un mes lluvioso, antes de los temporales de la segunda quincena, cabría recordar que las islas atravesaban un ciclo seco que ya duraba dos años.

[dfd_spacer screen_wide_resolution=»1280″ screen_wide_spacer_size=»40″ screen_normal_resolution=»1024″ screen_tablet_resolution=»800″ screen_mobile_resolution=»400″ screen_normal_spacer_size=»40″ screen_tablet_spacer_size=»20″ screen_mobile_spacer_size=»20″][dfd_heading style=»style_13″ subtitle=»CRONOLOGÍA» title_font_options=»tag:h5″ subtitle_font_options=»tag:h3″]1979

[/dfd_heading][dfd_tta_tour font_size=»14″ active_section=»1″ icon_size=»14″ pagination_style=»dfdfillsquare-«]

Primer frente que la borrasca, situada entre el golfo de Cádiz y de Madeira, nos brindó. Al mediodía comenzó lo que luego se declarará como un fuerte temporal de viento huracanado, seguido de lluvias torrenciales en todas las islas. Estas precipitaciones se dieron, principalmente, en zonas de cumbres y de  las vertientes del sur, haciéndolo con menor incidencia, pero también con notable consideración, por el norte. Se produce una de las nevadas más copiosas en Izaña, entre 2 y 2.5 metros de nieve. Aquel día, se registraron 229 mm en 24 horas en Izaña.

En el puerto deportivo de Pasito Blanco (suroeste de GC), un golpe de mar partió en dos el supermercado allí instalado, al tiempo que lanzaba al agua tres vehículos.

Después de muchos años, corre el Barranco Guiniguada y causa la inundación de los mercados municipales de Vegueta.

En Gran Canaria, los registros fueron excepcionales. En 24 horas se registraron 225 mm en la Presa de Hornos (Tejeda).

Continúan las lluvias y el viento, especialmente en las vertientes del sur y cumbres. Para que nos hagamos una idea, en Cuevas Blancas (Tejeda) se registraron 215 mm el día 16 y 204 mm el 17 y, en el mismo orden cronológico, en Cueva Grande (Vega de San Mateo) 187 y 186 mm, en La Culata (Tejeda) 195 y 194 mm y en Las Lagunetas (Vega de San Mateo) 179 y 143 mm.

En Tenerife: derrumbe de 300 metros del dique principal, un faro destruido y varios vehículos son “tragados” por las aguas, es el balance de los daños causados en el Puerto de Los Cristianos, al sur de la isla.

En La Laguna, se volvieron a producir inundaciones tras las de 1977 y en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, las olas se elevaron por encima de los prismas de protección de sus diques, llegando hasta las explanadas del muelle sur. El Aeropuerto de Los Rodeos, por su parte, quedó cerrado al tráfico y todos los vuelos fueron desviados al nuevo Aeropuerto de Tenerife Sur Reina Sofía.

En Lanzarote, el fuerte temporal de viento y mar (hasta ahora muy poca lluvia ha caído) provoca el naufragio de varios yates.

En Fuerteventura, por tercer día consecutivo, la isla continúa siendo azotada por el fuerte viento. El día 18, llovió con fuerza en algunos sectores de la isla, corriendo los barrancos de El Matorral y Río Cabra.

En el Barranquillo del Gofio, perteneciente al término municipal de Tejeda, fue descubierto el cuerpo sin vida de un hombre que falleció, arrastrado por el agua, al intentar cruzar el barranco.

Cumbre de Gran Canaria. Foto Jaime O'Shanahan.

Sigue cayendo gran cantidad de agua sobre las islas. En Gran Canaria, da lugar a que los barrancos hayan conducido copiosos caudales a los embalses, que en su mayoría, a excepción del «monumento hidrálico» de Soria, se rebosaron. Numerosas carreteras cortadas por derrumbes en el casquete central.

Diario El País: “Una alegría inmensa y un gran alivio para la maltratada economía de Gran Canaria, ha constituido el temporal de lluvias que ha caído sobre el archipiélago en las dos últimas semanas. El espectáculo ha sido indescriptible -han corrido los barrancos, se han llenado los embalses- y los destrozos apenas se han notado en la provincia de Gran Canaria, siendo la de Tenerife la más azotada. No obstante, la obsesión casi dramática de la sequía parece que se ha borrado de la mente del isleño en tan solo quince días. En Las Palmas, las lluvias han provocado auténticas explosiones festivas, como en la zona de San Nicolás de Tolentino, donde el pasado verano se secaron muchos cultivos por la falta de agua. Estos días, al tener conocimiento los habitantes de la zona que la presa del Parralillo, con capacidad para cinco millones de metros cúbicos, se había llenado, salieron a la calle lanzando cohetes con aires de fiesta. «La juventud del lugar jamás había presenciado este grandioso espectáculo del agua», comentaron los viejos del lugar.”

Barranco de La Aldea

Se enfurece el suroeste, con una nueva baja entre Madeira y las islas con 1004 milibares en su centro, y que es secundaria de la anterior, ya en las islas británicas.

A la lluvia se une el granizo y el aparato eléctrico. Estamos asistiendo al mayor temporal de lluvia que se recuerda en los últimos años en el archipiélago. Copiosa nevada en Izaña: durante dos días se registran unos 3.5 metros de nieve en total.

Güímar (Tenerife)

Algunos datos en Lanzarote: tormentas y granizo, registrándose en el aeropuerto 39,7 litros por metro cuadrado; Montaña de Haría 57 mm; Haría casco 31 mm; Teguise 36,4 mm; San Bartolomé 41 mm; Tinajo 54 mm; Yaiza 53,3 mm; Macher 57,9 mm; Mala 22 mm.

El Hierro: En algunos pueblos, como El Pinar, Guarasoca, San Andrés y Sabinosa, las medidas pluviométricas han estado por encima de los 120 litros, y en muchas zonas de la isla, se vieron correr los barrancos, cosa que hacía muchos años que no ocurría, lo que permitió llenar todos los depósitos y aljibes.

Nuevo frente. El norte de Gran Canaria se queda sin suministro eléctrico. El régimen de temporales del suroeste continúa, habiéndose incrementado su intensidad. A consecuencia de los duros embates del oleaje, el muelle de Los Mármoles (Arrecife), con mil metros de longitud, se está resintiendo en su tramo final de trescientos metros.

Barranco Real de Telde

Temporal de viento en las islas occidentales de Canarias, con rachas de 100km/h en la vertiente oeste de La Palma y en las medianías de Tenerife, y de más de 190km/h en zonas de alta montaña.

Diversas carreteras han resultado inundadas por desbordamientos de barrancos en la isla de La Palma. En la localidad de El Paso se registran unos 60 litros por metro cuadrado en una hora.

Santa Cruz sufrió los efectos del temporal de agua y viento. La lluvia llegó a ser torrencial en muchas ocasiones, como lo prueba el hecho de que en el centro de la ciudad, en sólo media hora, llegaran a recogerse más de 20 litros por metro cuadrado.

Tanto del Barranco de Santos como de otros barrancos situados en la zona de San Andrés y la Avenida de Anaga, se vierten gran cantidad de metros cúbicos de agua al mar. Algunas calles tuvieron que ser cortadas al tráfico ante la auténtica avalancha de lluvia y, familias enteras que habitan en el Barranco de Santos, se recogieron en la Iglesia de la Concepción, que también resultó inundada.

La borrasca atlántica que está afectando a Canarias, aparece centrada entre Azores y Madeira con 992 milibares y arrastra frentes fríos que atraviesan el archipiélago, ocasionando precipitaciones fuertes en los sectores oeste, suroeste y centro.

La ciudad de Gáldar, vivió horas de gran tensión como consecuencia de haberse reventado un estanque y el que las aguas almacenadas en el mismo, al encontrar expedito el paso, discurrieran por varias calles de la localidad, arrasando cuanto encontraba. La riada de Gáldar causó un fallecido y decenas de vehículos destrozados.

La borrasca que ha venido afectando a Canarias se ha alejado, quedando el Archipiélago en una zona de transición donde, posiblemente, va a instaurarse el anticiclón marítimo.

El temor, la inquietud y la alarma han cundido entre los 15 mil habitantes que entonces tenía San Nicolás de Tolentino. La presa de Siberio, sufre una pérdida de agua progresiva en la base del muro de contención.

 

Terminamos con esta mítica fotografía anónima, tomada en la zona de Izaña durante el temporal.

[/dfd_tta_tour]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho − tres =