El temporal del este, con vientos intensos, calima, en enero de 1999 y otros episodios severos del día de Reyes.

Hacemos un breve repaso a destacados episodios inestables que llegaron con los Reyes Magos.

0 1.770
Página 2 de 6 :
6 de enero de 1958
  • 1. Temporal del este. La furia del día de Reyes y jornadas posteriores de 1999
  • 2. 6 de enero de 1958
  • 3. 4 al 9 de enero de 1964
  • 4. 6 de enero de 1979
  • 5. 6 de enero del 2002. Calima extrema de Reyes. La tormenta roja.
  • 6. Un clásico histórico
6 de enero de 1958

2. 6 de enero de 1958

 

Lean la crónica del diario ABC, correspondiente al episodio, uno de los ya clásicos temporales de reyes del siglo XX:

Una espesa nube de polvo procedente del continente africano sigue envolviendo a Canarias hasta, el extremo de que la visibilidad es tan reducida que desde la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, tan cerca de los muelles portuarios, no pueden verse los buques atracados. Los coches aparecen en las calles cubiertos de polvillo colorado apenas pasan unas horas estacionados. A ratos sopla aire reseco procedente del desierto que, de mantenerse algunos días más, puede provocar la llegada de la langosta. En contraste, ha descargado una tromba de agua sobre el sector norte de la isla, comprendido entre Guía y Gáldar y Agaete, cortando la carretera en algunos trayectos al desprenderse parte de los riscos que la bordean. Un rayo rompió parte de un puente cerca de los «Tilos de Moya». Los barrancos del norte de la isla discurren con mucha agua. También ha llovido cumbres centrales de la isla y ha granizado tan intensamente que algunas de las montañas aparecían ayer cubiertas de una espesa capia, blanca. Se calcula que el caudal de agua caída sobre la cumbre es de 150 litro por metro cuadrado. Otra tempestad de lluvia y granizo, con fuerte aparato eléctrico, ha descargado sobre el valle de La Orotava, en la isla de Tenerife, causando daños en los cultivos, y un rayo cayó en una casa del barrio de San Pablo, de La Orotava. La descarga hundió completamente la techumbre del edificio sin causar víctimas entre sus moradores, que habían ido a pasar el día al Puerto de la Cruz. Varios árboles resultaron dañados por las chispas eléctricas. En la carretera general del Norte se produjo el derrumbamiento de la muralla dé contención en el tramo denominado «Barranco Cabrera». Instantes antes había pasado por aquel lugar un autobús.»

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

11 − once =